“POR LAS RIVERAS DEL CONCHOS” – Mauricio Hernández

Pelota Chihuahua

Por Mauricio Hernández Gardea

Desde la invención del béisbol las peleas han existido y a pesar de reglas y castigos existirán.

Por donde se le vea es lamentable lo que ocurrió entre los equipos Indios y Mazorqueros, compañeros de profesión y amigos se enfrascaron en una pelea donde no hubo ganador y no se puede considerar empate porque los dos resultaron perdedores, en esta trifulca los ganadores no estuvieron ahí y son los equipos que enfrentarán.

Reprobable la actitud de los jugadores y nadie lo puede negar, habrá quien busque culpables y los encontrará, dependerá del cristal con que se mire y la posición que se ocupe.

El comportamiento de los jugadores injustificable, cierto, pero tampoco hay que satanizarlos y lanzarlos a la hoguera como si fuéramos la Santa inquisición, los peloteros ni Ángeles ni demonios, son simples mortales que juegan béisbol, que sienten y viven como cualquiera, con la gran diferencia que ellos están ahí, lo sienten y viven en carne propia.

No festejo su actitud, pero hubiera sido despreciable que abandonaran al compañero en apuros o al caído, a resumidas cuentas son un equipo y se comportaron como tal.

Abogar por lo indefendible sería necedad, tan responsables los anfitriones como los invitados, más allá de culpables o inocentes es tiempo de relajarse y prepararse para enfrentar lo que sigue.

Se cometió una falta y las zonas y afición debemos enfrentar las consecuencias de los actos de nuestros jugadores, sin lloriqueos ni lamentaciones hay que aceptar los castigos que nos sean impuestos.

El asunto está en manos de “La comisión de honor y justicia” de la LEB, ojalá sean justos y empiecen a dignificar la liga.

Saludos a los jugadores y afición de los dos equipos, sin odios ni resentimientos……….¡Vamos a jugar béisbol!.

Comentarios

Comentarios