“PEGADO Y A LOS CODOS” – #11

dugout

Mauricio Hernández Gardea.
Después de las derrotas de viernes y sábado escucho comentarios y críticas sobre el equipo Mazorquero que la verdad son sendas estupideces producto del desconocimiento total del Rey de los deportes. Perdonen la palabra pero considero una de las más grandes estupideces acusar a un jugador de no querer ganar o como se dice “de no sudar la a camiseta” quien lo hace demuestra más que ignorancia una imbecilidad total, los errores son parte del béisbol y para obtener un resultado positivo todo se resume en saber aprovechar los errores del rival y evitar los propios.
Ensañarse con él, o los que cometen un error no solo demuestra desconocimiento del béisbol sino la bajeza del que los hace, puedo asegurar que nadie quiere fallar, para eso se preparan entrenan y practican, pero nunca debemos olvidarnos de que son humanos, personas como tú y como yo, iguales, que no estamos exentos de fallar. Para un jugador hay una línea muy delgada lo separa de convertirse en Héroe o villano.
A los aficionados que comprenden el béisbol no les extraña ni les es desconocido lo que sucedió el Sábado porque así se han perdido juegos, Campeonatos, Series Mundiales y les puedo asegurar que mientras se siga jugando este bello deporte se seguirán perdiendo. Hay de aquel que lame, mueve la cola y es zalamero en la victoria, que gruñe, ladra y muerde ante la derrota de su equipo porque eso no es ser aficionado.
Personas que saben y conocen este bello deporte reconocieron la calidad de siete integrantes del equipo Mazorquero, tanto así que los incluyeron entre los mejores del Estado, nadie puede negar el esfuerzo que han hecho todos integrantes del equipo para llegar a semifinales, cierto que algunos pasan por mal momento pero a todos nos ha pasado. En la serie contra Parral los consideramos Héroes y semidioses, ahora que las cosas no resultaron y perdieron los convertimos en parias y entes de lo peor, a dónde se fue el apego al equipo y la admiración por ese grupo de personas que entran al diamante con toda la intención de ganar y de agradarnos. Es muy fácil criticar, está bien es permitido, pero hay una gran diferencia entre criticar y vociferar. Nadie puede sentir y vivir una jugada como el que está en el terreno de juego, no es lo mismo verla desde las gradas, una caseta o a través de una pantalla que ejecutarla.
No tengo la experiencia ni los conocimientos de Marcelo Juárez, pero como aficionado el sentido común me dice que hizo lo correcto al llamar a Jesús M. Ceniceros para tratar de ganar el juego, para salir del problema tenía que utilizar al mejor y lo hizo, porque si te van a ganar que te ganen con tu mejor carta, además el muchacho había dominado en el juego anterior en seis ocasiones a los dos bateadores que enfrentó, las cosas no se dieron y punto. Malaya el que por dos lanzamientos, un error o por una derrota ataca y descalifica el trabajo, sacrificio y esfuerzo de una temporada, esa manera de pensar y actuar demuestra cobardía. Las cosas no se dieron y se perdieron dos partidos, pero no hay que olvidar que todos los juegos son diferentes…Y faltan cinco. Los Dorados son un gran equipo pero confío en Los Mazorqueros, analicen y se darán cuenta que hay razones de peso para confiar.