Mtro. Fidencio Liendo Saldaña – COLUMNA DOBLE PLAY #220

Portada Columna Doble play fidencio liendo beisbol chihuahua 2017

Fallece el gran umpire Rafael “Chino” Lee

Por: Mtro. Fidencio Liendo Saldaña

“HIJO DE TIGRE, PINTITO”……….Así titulamos un reportaje que un servidor escribió a cerca de Rafael Lee Morales, mejor conocido como “El Chino”, un 6 de septiembre del año 2002, en la ya desaparecida revista deportiva, “Juárez Deporte”, luego de una amena entrevista que sostuvimos con Rafa, en el cuarto de umpires del también ya desaparecido estadio Corona 2000.

En esa entrevista tuvimos la fortuna de conocer muy de cerca a este personaje del umpireo chihuahuense, a quien ya conocíamos, porque quien esto escribe jugo por varios años en el Campeonato Regional de Jiménez, torneo en el cual vimos varias veces ampayear a Rafael Lee haciendo pareja con el ya también fallecido Manuel “Mano Dura” Delgado, otro grande del ampayeo del estado grande.

Por ello nos tocó escuchar su famosa frase “tírale a la bola”, cuando uno como bateador se atrevía a reclamarle el conteo de un strike, y la cual “El Chino” me recordó en esa entrevista, agregando, “esa frase es muy sabia y la aprendí de mi padre, quien varias veces me ampayeo siendo yo jugador, y tiene un gran sentido, ya que todo pelotero debe llegar al home, buscando conectar la pelota, y así no depender de nadie”.

Así mismo, un servidor como pelotero, fui testigo de su marometa con la que “El Chino” le ponía tremenda pimienta al juego, al igual que los aplausos que solía realizarle al equipo que salía o entraba al terreno de juego al caer el tercer out de la entrada.

Rafael es uno de los cinco umpires de la familia Lee Morales, que son hijos del también muy reconocido Roberto Lee, quien, a decir de su propio hijo, formo la mejor tercia de umpires de la que fue testigo, junto a Manuel “Mano Dura” Delgado y “Mañi” Zendejas, y vaya que Rafael vio actuar sobre el terreno a cientos de umpires en su largo recorrido por el mundo entero.

“Le debo a mi padre el hecho de haberme iniciado en este trabajo, ya que él nos mandaba a trabajar cuando apenas éramos unos adolescentes en el béisbol infantil de Parral, le agradezco porque gracias a ello he conocido mucha gente y muchos lugares del mundo, he visto cosas que nunca llegue a imaginarme”.

Luego continúo diciendo en esa entrevista, “Mi abuelo Rafael era originario de Canton, China y de allí viene el apellido de nuestra familia de un total de nueve hermanos de los cuales 6 fueron varones y todos menos uno que emigró a los EU, fuimos umpires; Carlos a quien considero mejor umpire que yo y Alejandro, radican actualmente en Torreón, Coahuila y ya no ampayean, pero mis otros dos hermanos Alfonso y Roberto todavía se dedican a esto”.

Lee Morales también jugo pelota, como jardinero y bateaba a la zurda, habiendo participado según palabras de el mismo en 10 campeonatos regionales de la Cuarta Zona, habiéndose iniciado como umpire en los campeonatos estatales en 1979, terminado su racha en 2013, de ese mismo 79’ y hasta el pasado miércoles 15 de febrero del 2017, ampayeo consecutivamente en el torneo regional de Parral y a partir de 1986 trabajo en campeonatos nacionales de primera fuerza, veteranos, infantil y juvenil, a lo largo y ancho de la República Mexicana.

“Gracias este trabajo he conocido prácticamente todo el país y muchos lugares del mundo, como España, Holanda, Italia, China, Japón, Corea, Brasil, Cuba, Nicaragua, Canadá y Estados Unidos entre los que me acuerdo, y en todos esos lugares he logrado, gracias a Dios, salir avante con mi trabajo”, continuó diciendo en ese entonces “El Chino”.

Siempre le caracterizo su disciplina, entusiasmo, un gran ojo y criterio para marcar las jugadas y pocas veces se le vio fallar, “yo les aconsejo a los que se dedican a esto, que lo vean como una profesión, y si les gusta, hay que ponerse a estudiar, si te sabes las reglas y las sabes aplicar, nunca vas a tener problemas”, manifestó, y agrego, “claro somos humanos, y a veces la presión del público es mucha, es el león de mil cabezas y ante el pánico escénico, cualquiera se puede equivocar, pero siempre hay que estar cerca de la jugada, y con criterio, marcar lo que hayas visto”.

Según el mismo Rafael, recibió siempre el apoyo del también ya fallecido Teniente Coronel Alonso Pérez, quien como presidente de le FEMEBE, lo mando a trabajar como umpire a cientos de torneos dentro y fuera del país, y sobre todo, a cursos del arte de marcar las bolas y los strikes en Estados Unidos, Cuba, Puerto Rico y Canadá, donde aprendió de grandes del ampayeo como Alberto Vázquez o Ismael Ruiz.

Su calidad lo llevo a ser invitado en varias ocasiones a trabajar en la Liga Mexicana de béisbol profesional, pero nunca acepto, “me tocó trabajar en algunos eventos con varios umpires de Liga Mexicana, entre ellos con los “lobos” Saiz, que son mis amigos, pero no he aceptado su invitación”.

Según la ficha técnica de los datos personales que el mismo Rafa nos proporcionó el nació en Parral, Chihuahua un 16 de julio de 1951, tenía una estatura de 1.72 metros y pesaba 64 kilogramos y su ocupación, además del ampayeo, fu la de pailero-soldador y le toco participar en Juegos Panamericanos, Centroamericanos y del Caribe, Mundiales de Béisbol, Juegos de la Amistad, Copas Intercontinentales y en 1987 fue nombrado el mejor umpire amateur del país y en 1989 el mejor umpire mexicano por parte de la Federación Mexicana de Béisbol Amateur, y por su larga y exitosa trayectoria de 52 años, fue incluido en el Salón de la Fama de su natal Parral, “DESCANSE EN PAZ”.

Comentarios

Comentarios